miércoles, 14 de octubre de 2009

La segunda parte

Ahora que creo que los he vaciado
me tumbo entre ellos con las piernas abiertas,
tocándome.
Sólo les pido que cumplan lo prometido.
Me revuelco y gimo.
Tal vez con hombres de verdad
hubiera funcionado.
Me voy a casa.
De camino hago una llamada.
Cuando bajo del taxi, ahí está Juan Pablo,
siempre en forma, siempre dispuesto.

6 comentarios:

  1. Joder tía, lo tuyo es apetito y lo demás tonterías. De los apetitos a los Andes.
    Insomne de toa la vida, insomne forever jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es que Juan Pablo siempre está por si lo necesita alguien...

    ResponderEliminar
  3. Por cierto... Juan Pablo no tiene blog? porque desde tu otro blog he encontrado a uno con ese nombre... pero no se si es el susodicho... ya me pica... la curiosidad!!

    ResponderEliminar
  4. Juan Pablo
    segundo,
    te quiere todo el mundo!!
    (de segundo plato)

    ResponderEliminar
  5. CAsi!!!
    Es Juan Pablo Tercero.
    Pero casi no escribe. Y sólo chorradas.
    Tiene cuenta en blogger porque es un cotilla...

    ResponderEliminar