jueves, 24 de septiembre de 2009

En casa de los Díez

Como son muy machos
se quedan en el comedor bebiendo cervezas
y viendo el puto partido.
Yo elijo un cuarto
me tumbo sobre la cama
y me masturbo.
Los oigo berrear.
así que no me corto lo más mínimo.
Fantaseo con que entra uno de ellos
a mitad de faena
y me acaba con la lengua.
O que me folla sin miramientos.
¡Oh, sí!
O llama a los demás...
¡Estoy como una perra!
Se me escapa, me corro.
Pego un grito.
No viene nadie.

5 comentarios:

  1. Siempre puedes optar por arrastrar alguno al cuarto y follártelo sin contemplaciones. Suele funcionar!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Ves, idiota?
    Si hubieras venido a la jam literaria hubieras mojado...

    ResponderEliminar